[Op. Cit.]

Ver siempre el lado amable.

Gratitud

Cierto día, mientras Nasrudin trabajaba en su granja, una espina penetró su pie. Increíblemente él dijo: «¡Gracias Dios mío, gracias!» y prosiguió:

-¡Es una bendición que el día de hoy no estuviese con mis zapatos nuevos!

————

Ver el vaso medio lleno también.

La Yapa:

Por UnOsoRojo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *